“¿Dónde está la coca?… Matarile, rile, rile…”

Aunque la cocaína y la heroína producen efectos bien distintos en el organismo humano, en el imaginario colectivo vasco la supuesta desaparición de 150 kilos de cocaína del interior de la comisaría de Irún a finales de los 80 se ha convertido en una prueba irrefutable de la diseminación calculada de heroína por parte del Estado para desmovilizar a la juventud abertzale. Tal cual.

Sin embargo, la desaparición de drogas -previamente decomisadas- del interior de dependencias policiales y otros centros oficiales es algo que también ha sucedido en Sevilla (en dos ocasiones), Málaga, Cádiz, Gandía, Sabadell…

En el artículo que hemos publicado en el núm. 254 de la revista Cáñamo, correspondiente a este mes de febrero, hemos abordado este asunto peliagudo que viene a demostrar que el entramado prohibicionista hace agua por todas partes. Lo cual nos obliga a replantearnos una vez más la justicia y eficacia de la vigente política sobre drogas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s